domingo, 9 de febrero de 2014

Bizcocho cremoso dorado de Luxe

Basada en el libro "La Biblia de los pasteles"

El chocolate blanco de verdad (el que contiene manteca de cacao) da a las masas una textura aterciopelada, oscurece su color amarillo y aumenta su cualidad de "fundente en la boca", porque la manteca de cacao es sólida a temperatura ambiente, pero se funde más rápidamente que la mantequilla a temperatura corporal. La manteca de cacao es también un magnífico emulsionante y responsable de la extraordinaria suavidad de la masa y de la aterciopelada miga del bizcocho. La ligera acidez de la manteca de cacao, junto con los sólidos lácteos del chocolate, perfuman el bizcocho con un toque casi cítrico. Sería buena idea acentuar este sabor con un buttercream de limón.


Sin Thermomix


Ingredientes  

170 g. chocolate blanco extra
112 g.ó 6 yemas grandes
242 g. de leche
6 g. de vainillina
300 g. de harina de reposteria tamizada
240 g. de azúcar
22 g. de polvos de hornear
5 g. de sal
128 g. de mantequilla sin sal temperatura ambiente

Preparación

Precalentar el horno a 175 º
Al baño María con agua caliente (no hirviendo) fundir el chocolate blanco, removiendo a menudo. Retirar del agua caliente.
En un cuenco mediano batir ligeramente las yemas, 1/4 taza de leche y la vainilla.
En un cuenco grande revolver los ingredientes sólidos y batir a velocidad baja durante 30 segundos. Añadir la mantequilla y la leche restante. Batir despacio hasta que los sólidos estén empapados. Aumentar a velocidad media (máxima si la batidora es manual) durante 1 1/2 minuto, para airear y desarrollar la estructura del bizcocho. Recoger la masa de las paredes. Añadir la mezcla de huevos en tres veces, revolviendo 20 segundos después de cada una para incorporar los ingredientes y reforzar la estructura. Recoger la masa de las paredes.

Dejar enfriar el bizcocho sobre una rejilla durante 10 min.. Separar los lados con una pequeña espátula de metal y darle la vuelta sobre una rejilla ligeramente engrasada. Para evitar que se agrieten, manipularlos de modo que las superficies superiores estén arriba y dejar enfriar completamente antes de envolverlos herméticamente.


No hay comentarios:

También te pueden interesar: