jueves, 15 de agosto de 2013

Cupcakes de Lemon Curd

Me apetecía hacer algo diferente más bien refrescante y con un sabor intenso a limón para los amantes a su acidez. Tenía pendiente el lemon curd, así que no me lo pensé dos veces y me puse manos a la obra.
El lemon curd, es muy versatil, así que lo puedes aplicar a un montón de recetas y fresquito (sacar los cupcakes 5 minutos antes para que la masa se reblandezca un poquito) esta delicioso, ideal para estas calores.









Para la receta de la masa podéis pinchar aquí (yo sustituí la vainilla por esencia de lima-limón)  y para decorar monté nata vegetal con lemon curd, ah!! y, por cierto, con un descorazonador rellené con el lemon curd.





Espero que os animéis a realizar esta receta tan apetitosa de cupcakes de lemon curd  porque !creedme!vale la pena. ¡hasta la próxima!

Lemon Curd

Esta receta de lemon curd es menos dulce que la mayoría y un poco más alimonada, se le puede añadir más azúcar cuando el curd está aún caliente.







Con Thermomix

Ingredientes:


74 g. de yemas de huevo
125 g. de azúcar
94 g. de zumo de limón recién exprimido
57 g. de mantequilla sin sal
4 g. de cáscara de limón rallada fina

Preparación

Pulverizar la ralladura de limón con el azúcar a velocidad progresiva 3-5-7-9, hasta que la mezcla quede completamente fina.
Añadir al vaso el zumo del limón, la mantequilla a trocitos y las yemas, batir 10 segundos a velocidad 3 para mezclarlo todo, y programar 10 minutos a temperatura 80 º velocidad 2.

Sin Thermomix

Ingredientes:

74 g. de yemas de huevo
125 g. de azúcar
94 g. de zumo de limón recién exprimido
57 g. de mantequilla sin sal
4 g. de cáscara de limón rallada fina

Preparación

En un cazo inalterable de fondo grueso batir las yemas con el azúcar hasta que se incorporen bien. Mezclar con el resto de los ingredientes excepto con la cáscara rallada de limón. Acercar al fuego a media potencia, removiendo continuamente, hasta que se espese y parezca una holandesa ligera, que cubre fácilmente la espátula de madera pero es aún lo suficientemente líquida como para escurrir. El preparado se opacará y comenzará a adquirir un color amarillo en el envés de la espátula de madera. No hay que permitir que hierva, porque se cortaría. En cuanto aparezca algo de espuma, retirar unos momentos del fuego, revolviendo sin parar, para impedir que hierva. Cuando el curd se haya espesado, pasarlo de inmdiato por un colador. Apretar con el envés de una cuchara hasta que sólo queden los residuos más gruesos. Tirarlos. Añadir la cáscara rallada del limón y dejar enfriar. Verter en un envase de cierre hermético. El curd seguirá espesando al enfriarse y al reposar.

Almacenamiento: 3 semanas en el frigorífico. Si se guarda durante más tiempo el sabor fresco a cítrico se apaga.
Consejos para triunfar: 
Cuando los limones se calientan (durante unos 10 segundos en el microondas a gran potencia) y se hacen rodar sobre la mesa apretándolos ligeramente, liberarán una cantidad de zumo considerable.
Conviene mezclar muy bien las yemas con el azúcar antes de añadir el zumo de limón para evitar que se corte la mezcla.
No dejar que el preparado llegue a hervir para evitar que más adelante se corte.
Retirar de inmediato del calor en cuanto se espese y pasar enseguida por un colador, ya que el calor residual del cazo elevaría la temperatura.
Si se está trabajando con un termómetro fiable, la temperatura del lemon curd ya espesado debera ser de 91ºC.

También te pueden interesar: