lunes, 22 de julio de 2013

Ganache blanca

El chocolate blanco es un estabilizador fantástico para la nata montada. Evita la pérdida de agua y permite que conserve su forma durante varias horas a temperatura ambiente. Se marca con manga pastelera hasta con boquillas finas y se congela bien. Si se añade una cantidad razonable de chocolate blanco no hay razón para que la ganache blanca quede empalagosa. De hecho, los 85 g. de esta receta tienen solamente 7 cucharadas de té de azúcar.
Además de estabilizar y endulzar la nata, el chocolate blanco también aromatiza con vainilla y con manteca de cacao, dándole un toque achocolatado tan delicado como para no encubrir otros sabores.





Sin Thermomix


Ingredientes  

85 g. Chocolate blanco picado
232 g. de nata (yo he utilizado vegetal-marca ambiante)

Preparación

Poner en el frigorífico el cuenco de batir y los batidores durante al menos 15 minutos antes de utilizarlos.
Al baño María o en el microondas a gran potencia ( removiendo cada 10 segundos), fundir el chocolate con 65 ml. de nata. Retirar del calor antes de que el chocolate esté totalmente fundido. Dejar en reposo hasta que no esté caliente.

Batir el resto de la nata en el cuenco hasta que las marcas de los batidores comiencen a ser claramente visibles. Añadir la mezcla de chocolate blanco y seguir trabajando justo hasta que se formen picos rígidos cuando se sacan los batidores.

CONSEJO:
Si se quiere una ganache blanca deliciosamente ácida, magnífica para servir con frutas frescas, sustituir la nata espesa por crème fraîche.

Almacenamiento: 1 día a temperatura ambiente, 3 días en el frigorífico y 2 meses congelado.
Consejos para triunfar: 
- Utilizar chocolate blanco ya que contiene manteca de cacao.
- Si se deja una tarta decorada a temperatura ambiente, no cubrirla porque la ganache se ablandaría.




No hay comentarios:

También te pueden interesar: